¡Cuidado con el Pensamiento Catastrófico! – Parte 2

Ejercicio de Auto-Evaluación Personal

thoughts-551263_1280 (1)

En mi entrada pasada sobre el Pensamiento Catastrófico, les invitaba a erradicar la negatividad y este tipo de pensamientos de su vida. Para poder llevar a cabo tan importante tarea, primero hay que reconocer su existencia y su impacto en nuestra manera de actuar. Para ello, te invito a realizar un breve análisis sobre tu realidad actual y tus pensamientos predominantes a través del ejercicio a continuación.

Aquí, te comparto una serie de premisas sobre situaciones comunes para que evalúes la naturaleza de tus pensamientos predominantes y la(s) conducta(s) asociada a éstos. Para completar el ejercicio, lee cada premisa y elije la opción que más se asemejan a tu forma de pensar o actuar en los ejemplos mencionados, al final podrás ver el resultado según tu selección en cada una de ellas. ¡Éxito!

  1. Si le preguntas directamente a una persona una información sobre algo que te puede afectar:
    1. Confías en que la persona te dará la información sin problema
    2. Piensas en buscar una fuente adicional de infomación por si acaso
    3. Piensas obviamente NO será honesta contigo.
  1. Ya no aguantas tu trabajo, tú:
    1. Dejas tu trabajo inmediatamente, para tí tu paz mental es lo más importante
    2. Comienzas a enviar resumés esperanzado/a de realizar un cambio lo antes posible
    3. Prefieres aguantarte por la estabilidad económica y los beneficios marginales por si “algo” llega a pasarte algún día.
  1. Relacionado al tema de la salud, tú:
    1. Vives muy despreocupado/a, casi nunca te enfermas y sientes que practicamente eres inmune a todo.
    2. Te la pasas en el gimnasio, tomas vitaminas a diario, cargas una botella de sanitizante para las manos y la usas con frecuencia, evitas enfermarte a toda costa.
    3. Te consideras casi hipocondriaco, no importa la enfermedad, enseguida la escuchas nombrar, ya empiezas a experimentar los síntomas.
  1. Cuando debes salir a la calle, tú:
    1. Vas tranquilo por la vida y convencido de que todo estará bien como si fueses acompañado por tu Ángel guardián a donde quiera que vas.
    2. Sales a todas partes con tu gas pimienta por si acaso.
    3. Prefieres no salir por miedo de sufrir un asalto (o atraco).
  1. En cuanto al dinero:
    1. Ahorras dinero habitualmente para viajar, divertirte y darte tus gustos de vez en cuando.
    2. No tienes grandes ahorros, pero cuando quieres o necesitas adquirir algo más costoso de lo que puedes pagar, te las arreglas y el dinero aparece.
    3. Tu fondo de ahorros existe exclusivamente por si te surge alguna emergencia.
  1. Cuando debes ir a un lugar desconocido:
    1. Buscas la dirección en tu GPS o en Internet y sales hacia tu destino.
    2. Le pides a un familiar o amigo que te acompañe para sentirte más seguro.
    3. Prefieres no ir porque piensas que puedes perderte.
  1. Te llama la atención la idea de montar un negocio. Tú:
    1. Te lanzas a la aventura, en un par de semanas tramitas los permisos y montas el negocio.
    2. Estás meses analizando la viabilidad del negocio, y cómo minimizar los riesgos, hasta que finalmente te lanzas, aunque haya pasado bastante tiempo.
    3. Te preocupa grandemente dónde encontrar clientes, enseguida piensas en el creciente número de competidores en el mercado para tu servicio/producto, y empiezas a identificar los obstáculos, hasta que finalmente desistes de la idea.

RESULTADOS

Si escogiste la opción “a” la mayoría de las situaciones:

¡Te felicito! Eres un optimista y eres muy confiado. La naturaleza de tus pensamientos está centrada en obtener resultados. No te detienes a analizar mucho el lado negativo o los riesgos de cada situación, tú vas confiado y decidido a ganar. Sin embargo, debes tener precaución y siempre mantenerte muy presente en cada situación. Tu y yo sabemos que en esta vida, no todo es perfecto, por lo tanto debes evitar descuidarte demasiado y estar mejor preparado para atender cualquier desafío que pudiera surgir.

Si escogiste la opción “b” en la mayoría de las situaciones:

¡Te felicito! Eres una persona orientada a la acción, aunque eres bastante precavida. Tienes un balance entre el pensamiento optimista y la realidad y el ocasional pensamiento catastrófico. Tu tienes tus pies muy bien plantados en la tierra, por eso tomas tus debidas precauciones, pero actúas de todas maneras. La naturaleza de tus pensamientos te ayuda a prevenir riesgos y a prepararte para cualquier desafío. Eres una persona que tienes acceso fácil a los recursos necesarios para resolver cualquier situación que se te presente y lo sabes. De todos modos, debes cuidar un poco de no fijar tanto tu atención y tus pensamientos en posibles desafíos, obstáculos y riesgos. Recuerda que aquello en lo que fijamos con frecuencia nuestra atención, es lo que atraemos a nuestras vidas.

Si escogiste la opción “c” en la mayoría de las situaciones:

¡Cuidado! La naturaleza de tus pensamientos en este momento muestra una tendencia a ser catastrófica y paralizante. Es posible que con frecuencia tus pensamientos te paralizan y evitan que tomes acción en tu vida. Lo peor de albergar pensamientos de este tipo, es que limitan tus posibilidades de vivir las mejores experiencias de tu vida. Además, al mantenerte en esta frecuencia, no me sorprendería que estés atrayendo a tu vida situaciones que te confirmen que ese tipo de pensamiento está en lo correcto. Si esta es tu situación, y deseas un cambio, te invito a conversar conmigo o con algún coach para juntos crear un cambio de conciencia y apoyarte a transformar este tipo de pensamientos. Si este tipo de pensamientos, te causa ansiedad, depresión o algún otro trastorno, te invito a buscar ayuda de un profesional de la salud mental para ayudarte a superar ese estado.

Espero que este ejercicio te haya apoyado a identificar la tendencia predominante de tus pensamientos. Indentificarlos y aceptarlos, siempre es el primer paso antes de crear cualquier cambio o transformación. Te invito a empezar a enfocar tu atención en las posibilidades positivas de cada situación para evitar caer en las redes del pensamiento catastrófico. ¡Si deseas, puedes compartir el resultado que obtuviste en la sesión de los comentarios! ¡Espero escuchar sobre tí!

© Mariely Sylvette Martínez

Mariely S. Martínez es coach de liderazgo de vida, consultora de carrera para empleados en transición y relacionista profesional. Cuenta con una carrera de cerca de 20 años de experiencia en diversas áreas. Ayuda a profesionales y empresarios a optimizar su liderazgo de vida, así como sus estrategias de atracción de clientes y oportunidades de empleo o negocio, comunicación y mercadeo personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s